A Jesús Nazareno                            “Al Cristo Nazareno”

    de Santo Domingo

 

Peregrino en la fe, miré tu frente,

Nazareno, miré tus dulces ojos,

miré tu faz augusta y los despojos

de tu Hermosura, con piedad creciente.

 

De tu pecho la flor miré, ferviente,

de tus heridas los claveles rojos,

Tu paciencia admiré y los arrojos

con que tu Cruz llevabas, Dios clemente.

 

Esa Cruz te la puso mi pecado,

de tu dolor verdugo y de tu muerte,

Sacramento real de tu servicio.

 

Perdón, Señor, perdón porque he pecado

mil veces más. Levánteme tu fuerte

mano, y haga eficaz tu sacrificio.

Nazareno que la Cruz cargaste

con todo el peso del dolor;

por la culpa del hombre que ofendido

Te dejó Jesús………….cuando pecó.

Nazareno! ¿Quién ceñó tu frente?!

Con corona de espinas ¡Que traidor…..!

aquél que se atrevió a coronarte

en nombre de todos sin temor.

Fuiste por Judas vendido,

pusieron precio a Tu pena

¡Quién puede a Cristo comprar!

para su amor no hay moneda….

fue para Tu Madre, doloroso

el encuentro en el camino ¡Oh Señor!

Qué congoja al tomarte en sus brazos

con qué pena apartada…..lloró.

¡Cuanta humillación sufriste,

Oh Jesús por ser el redentor!

Del pecado de todos los hombres

y servirnos Tu de Salvador.

Cada paso te costó un suspiro…..

que al final sin aliento te dejó

en el largo camino del Calvario;

¡Para acabar en la Cruz con el perdón…….!

 

Antonio Márquez Fernández

(De su libro Nivaria Amable)

Carmen Suárez Baute.

<< Anterior                                                                                                   Siguiente >>